Personal

La Utilidad del Marketing Personal

Sueles pensar que tienes todo (o casi todo) claro y bajo control. Tus fortalezas, tus debilidades, hacia dónde vas, hacia donde quieres ir. Tienes sospechas acerca de si te satisface tu modo de vida, lo que haces, pero quizá estés conforme. Sabes organizarte para trazar tus objetivos y lograrlos. Quieres seguir como estás o quizá te planteas cambios y cómo lograrlos. Pero en tu fuero interno sabes que no es así. Y no te enfrentas a ello, muchas veces, porque tu Zona de Confort, aunque sea negativa, te mantiene en un estado de control y tranquilidad. Otras, por temor a enfrentarte a lo que no te gusta. O por falta de tiempo. O por no querer agobiarte más de lo que estás.

Ojo, no digo que sea tu caso, pero es raro encontrar personas plenamente satisfechas y que no tengan la más mínima sospecha que algo podrían hacer para acercarse a ese ideal que sabemos que probablemente no exista, pero cuya cercanía nos haría convivir mucho mejor con nosotros mismos y los que nos rodean.

Alguien dijo una vez que el horizonte es algo que cuando más nos acercamos, más se aleja. El intentar alcanzar ese ideal.

Pero dejándonos de parábolas y yendo a lo concreto, salvo los conformistas, a quienes respeto plenamente porque escogen un estilo de vida que les sirve, les vale y no quieren ver más allá de ello -yo no soy quien para cuestionarlo-, tú sabes que si te bajas aunque sea un momento del vértigo diario y analizas lo que te sucede, en que momento vital estás, qué te gustaría cambiar o no, siempre encontrarás aspectos en los que mejorar, en el sentido amplio de la palabra. Y no estoy hablando de lo económico, una de las grandes excusas y pretextos para no trabajar lo vital. No debes olvidar que ese aspecto económico puede variar a mejor como consecuencia de “ese” estar mejor.

Todo ello requiere una estrategia, tácticas, herramientas, contrastar tus puntos de vista con otros diferentes a los tuyos. Plantearte la duda de si el camino que has emprendido, o en el que estás inmerso hace tiempo, o el que pretendes comenzar a andar, es el correcto o no. Si podría variarse para mejor, como planificar los pasos a seguir, el orden en que llevarlos a cabo y construir sobre unas bases sólidas.

Todo ello requiere, previamente, tener el valor de realizar el esfuerzo de identificar tu Zona de Confort arriba mencionada y encontrar tus motivaciones para provocar los movimientos adecuados para moverte en ella sin lo negativo o, lo más probable, salir de ella y enfrentarte a lo que realmente deseas. Y ese es solo uno de los tantos aspectos a analizar.

Todo ello también requiere de orientación, conceptualización, guía, método, constancia, motivaciones, herramientas, análisis de pros y cons. De decidir y cambiar de opinión. De dudar y modificar certezas que luego veremos que no eran tales. Y llegar a conclusiones prácticas, aplicables y valederas.

No hace falta que te diga que sin compañía ese viaje se torna muy difícil.

Ningún proceso que involucre a lo más profundo de tu ser, convicciones y motivaciones es sencillo, aun suponiendo que eres feliz en tu ámbito personal o que estás en una espléndida situación laboral. Pero con las herramientas adecuadas, sinergia, química y acompañamiento, funciona.

Tres aspectos fundamentales:

  • No creo en los métodos habitualmente conocido como de “Autoayuda”. Lo respeto y reconozco que, sin duda, hay personas que a los que le son útiles. A mi entender el trabajo serio, bien hecho y la motivación para llevarlo a cabo, va por otros derroteros.
  • Mi estilo de trabajo se basa en lo práctico, resultados tangibles, aplicables. Basados en lo racional y emocional por partes iguales, al menos en importancia asignada.
  • No me inmiscuyo, ni pregunto ni me interesan (en el buen sentido) tus procesos de terapia o psicológicos. Y a la inversa tampoco debería suceder. Con tu terapeuta trabajas unos temas, conmigo otros diferentes. Aunque, sin duda, muchas veces encontraremos aspectos que se complementan y que serán de suma utilidad. El cerebro es uno solo y a la hora de resolver, no funciona con compartimientos estancos.

Un Plan de Marketing Personal/Vital no es algo fácil de llevar a cabo. Pero es altamente satisfactorio y el trayecto, aunque trabajoso, puede ser divertido. Que, al fin y al cabo, también de eso se trata, de disfrutar de las experiencias importantes y pasarlo bien mientras tanto.