Empresarial

Y llegamos a lo empresarial

Aquí es donde el tema toma otro cariz.

Y hablamos de Consultoría con todo lo que ello implica.

Análisis, estrategia, táctica, implementación, monitoreo.

Tienes una empresa. Grande o PYME. O un emprendimiento. O eres autónomo. O quizá un business plan en camino o ya caliente a punto de ser puesto en marcha.

Y necesitas marketing, con todo lo que ello implica.

Un Plan de Marketing, entendido como una herramienta comercial para obtener resultados. Al servicio del cliente externo y el interno. Que utiliza, a su vez, innumerables recursos. Para lograr todo lo necesario con el fin de lograr un objetivo. El que te propongas, pero un objetivo al fin.

Te hablo de Comunicaciones de Marketing Integradas: publicidad, promoción, RR.PP. Marketing Digital: internet, redes sociales… y estoy siendo más que minimalista. Una jungla. Y extensa, grande, muy grande, donde cada número invertido cuenta. Donde ya no vale ser solo ser un buen planner y no tan buen creativo ni a la inversa; donde la buena creatividad sola per sé no logra más que, quizá, ganar algún premio en algún certamen. Nunca en la historia de la comunicación comercial fue tan necesario como ahora que todo fluya con una sinergia impecable en pos de un mismo objetivo: vender un producto o servicio o posicionar una ONG y lograr obtener los recursos para que funcione o movilizar a la sociedad para lograr un cambio que se hace imprescindible o para lo que se te ocurra. Ponte un objetivo: pues ese.

Para colmo, te confunden los supuestos gurúes, nacionales o importados, cuando los gurúes no existen, simplemente hay buenos profesionales menos confundidos que otros.

Puedes hacerlo solo. Seas la empresa que mencionábamos, seas autónomo, tengas un emprendimiento o un proyecto entre manos. Puedes contratar a una agencia, de lo que sea y del tipo que sea, multinacional, grande pequeña. Puedes contratar a un consultor. Lo que no te recomiendo es lo primero: hacerlo solo. Tú dedícate a lo que sabes o estás aprendiendo a hacer: a tu producto, a tu proyecto. Y hazlo bien. No creo que te interese como se implementa una estrategia en redes sociales ni que valga la pena que te pongas a analizar un Google analytics para saber si tu web está bien taggeada o el SEO/SEM funcionan. Una vez decidido lo básico, tu nicho en el mercado, posicionamiento, recursos disponibles, tu ocúpate de lo tuyo y exige resultados a quien sabe de lo otro.

Con quien lo hagas dependerá de tu confianza en sus propuestas, en que sepa llevarlas a cabo y bien, de tus posibilidades económicas y de intangibles como la química, la tranquilidad mental y de espíritu que implica el dejar hacer.

Insisto. Acuerda las bases, confía en que si las cosas salen como se planificaron vas a ser fundamentalmente una persona feliz (al menos en ese aspecto de tu vida), haz tu trabajo y deja que los demás hagan el suyo. Y nunca te olvides de divertirte durante el proceso.

Si estás de acuerdo en éste planteamiento, aquí también puedo ayudarte a lograr tus objetivos.

Anuncios